Historia del CRE

En 1971, la ONCE inaugura una pequeña escuela ubicada en la población de Esplugues de Llobregat, desde donde se ofrecía enseñanza específica a los alumnos con discapacidad visual.

Por su parte, "La Caixa" crea en 1975 el Centro Psicopedagógico para la Educación del Deficiente Sensorial (CPEDS) con un programa de atención temprana a los bebés con discapacidad visual.

Además, en 1977, el Departament de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya desarrolla el Gabinete de Integración Escolar para Invidentes: el GIEI, como respuesta a las reivindicaciones de un grupo de padres preocupados por la educación de sus hijos ciegos.  Este proyecto educativo se convirtió en la ley de integración educativa de Catalunya.

En los inicios de los años ochenta, la ONCE se empieza a plantear la posibilidad de crear en Catalunya un Centro de Recursos Educativos para los niños con graves problemas visuales.  Hasta ese momento, la ONCE tenía centros de este tipo en Madrid, Pontevedra, Alicante y Sevilla.

En 1984 se acuerda unificar la atención educativa a los alumnos ciegos y deficientes visuales en Cataluña por parte de La Caixa, la ONCE y el Departament de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, bajo un marco común formado por la ONCE y la Generalitat de Catalunya.  El resultado fue el Centro de Recursos Educativos Joan Amades, que se inauguró el 19 de noviembre de 1985, significando uno de los proyectos educativos más avanzados en la atención educativa global a los niños ciegos, ya que se alejaba para la ONCE, del modelo existente hasta entonces del resto de sus centros escolares.

La Caixa, deja de prestar atención precoz a los niños ciegos y sus profesionales se integran en la ONCE, para desarrollar esta tarea tan importante.

El CRE Joan Amades creó programas específicos para los alumnos con discapacidad visual, priorizó la relación con las familias y trabajó con los centros escolares de Cataluña para contribuir en la inclusión de los niños ciegos en la sociedad con el fin de que tuvieran las mismas oportunidades que el resto de alumnos.

El 11 de julio de 1985, se firma el primer convenio de colaboración entre la Generalitat de Catalunya, (Departament de Ensenyament) y la ONCE para la atención educativa al alumnado con discapacidad visual en Catalunya (renovado el 10 de septiembre de 1990,  el 22 de abril de 2002 y el 17 de mayo de 2013).

El 19 de noviembre de ese mismo año, se inaugura el Centro de Recursos Educativos Joan Amades, en la Av.  de Esplugues 102-106, de Barcelona.  Se inaugura como centro educativo donde se imparte EGB, Formación Profesional y Educación Primaria.  También se impartieron programas de Formación y Capacitación Profesional que contribuyeron a integrar laboralmente a muchos de sus alumnos.

En el año  1987,  el CRE inaugura la Unidad de Rehabilitación Visual, en la que se empiezan a atender a los afiliados para optimizar la funcionalidad de su resto visual.  Este hecho marca un antes y un después en la atención educativa de los alumnos, ya que éstos comienzan a utilizar las ayudas ópticas para acceder a los libros de texto.

 Se inician los seminarios para los maestros de Educación Física y educación musical de los centros ordinarios,   que con el paso del tiempo, se  convierten en formación reconocida por el Departament de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya.  En estos momentos se realizan tanto en la sede del CRE como en el resto  de Catalunya, donde hay demanda de los docentes en esta materia, por tener alumnos afiliados en sus centros educativos.

La ofimática, la tecnología y la tiflotecnologia  llegan al CRE, con los ordenadores 386,  y la formación para los profesionales. La tiflotecnología se implanta en los aprendizajes, aparece el BRAILLE SPEAK, software completo de gestión de archivos y datos, con síntesis de voz.  Aparece la primera línea braille.

En el año 1992  Llega el ZoomText, un programa magnificador de pantalla que significa una revolución para los alumnos con resto visual. Y en 1999,  llega el JAWS, el revisor de pantalla que permite a los ciegos totales acceder a WINDOWS, y a la tecnología de esta plataforma.  Los alumnos comienzan a disponer de este software y pueden  utilizar el ordenador con plena accesibilidad.

En el año 2003, se introduce el ordenador portátil en el aula para los alumnos de 1º de ESO, comienza la revolución informática del siglo XXI para los alumnos ciegos.

 En el mes de abril de 1989, se celebran los Juegos interescolares de la ONCE, en la ciudad de Granollers, con la participación de alumnos de todos los Centros de Recursos Educativos del estado. Estos juegos interescolares fueron durante años un referente para los alumnos afiliados y ahora se han convertido en los encuentros de las Escuelas Deportivas de la ONCE.

En el año 1993,  se crea en el CRE la Escuela Deportiva, que cada curso escolar acoge entre 70 y 100 alumnos, con el fin de dar a conocer los diferentes deportes.  La Escuela Deportiva es la cuna de muchos deportistas paralímpicos, existen subsedes en Girona, Lleida y Tarragona.

En  el año 1992 se celebra por primera vez la  FIESTA DEL DEPORTE.  Desde esta edición, se ha celebrado ininterrumpidamente cada año durante el tercer trimestre escolar, con la participación de más de 130 alumnos de entre 8 y 16 años de toda Cataluña, las Islas Baleares, La Rioja,  Aragón y des del curso 2015/16 Navarra.

En los Juegos Olímpicos de Barcelona, Paralimpiadas 92, participan por primera vez atletas paralímpicos, alumnos del CRE, en total 15 atletas de diferentes categorías, atletismo, natación y goalball.

En el año 1997, se establecen las bases para la creación del Equipo de Atención a Alumnos con Sordoceguera. Que en el año 2007 se transformará con la implantación en todos los ámbitos de los CRE de la figura del Especialista en Sordoceguera de Zona y   se empieza a dar el servicio de mediación, por medio de la Fundación ONCE para personas sordociegas (FOAPS).

Es en el año 2001,  cuando se realiza el primer encuentro "Música a les Mans", en Salou (Tarragona), con la participación de 12 alumnos.  Este encuentro ha continuado realizándose en varias sedes de Cataluña.  Han llegado a participar  más de 20 alumnos siempre con ceguera, provenientes de 17 Escuelas de Música y Conservatorios de Cataluña.  También participan alumnos del ámbito del CRE. “Música a les Mans”, está pensado para realizar durante el curso un trabajo de coordinación con los maestros de las escuelas de música, donde asisten alumnos ciegos y su código de aprendizaje musical es el braille, este trabajo finaliza con la jornada y el concierto de los alumnos cada curso.  

El año 2002, se inician las Jornadas de Orientación Vocacional y Profesional, destinadas a alumnos de ESO, Bachillerato y Educación Postobligatoria.  Hasta el año 2014 se celebran anualmente, y a partir de entonces estas jornadas se celebran cada dos años.

El CRE siempre ha estado y está pendiente de todo lo que se desarrolla en su ámbito por ello  participa en el año 2004, en el Foro Universal de las Culturas, organizado por el Ayuntamiento de Barcelona.  El CRE y sus alumnos validaron la accesibilidad de los espacios y de los juegos infantiles que en él se realizaron.

Desde el año 2005, por encargo del Consejo General de la ONCE, el CRE, inicia su participación en proyectos internacionales en Bosnia-Herzegovina, Serbia, Albania y los campos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia).

Otros aspectos de cooperación han estado los desarrollados por medio de la FOAL, formación de profesionales de atención a ciegos de América Latina en Guatemala y formación en Atención Precoz en Bolivia.

Es en el año  2007, que el centro Joan amades, cierra sus puertas y por ello  el Centro de Recursos cambia de sede, se instala en el Edificio ONCE Cataluña, Plaza España, pasando a llamarse Centro de Recursos Educativos ONCE Barcelona.

El CRE continúa presente en sus relaciones con el exterior en el año  2009, se firman  convenios de colaboración con editoriales de libros de texto de Cataluña, con el fin de que nos faciliten los libros a transcribir en formato electrónico.

En el 2010, se firman  los convenios de colaboración con los hospitales materno infantiles de Barcelona, referentes para Catalunya: Santa Cruz y San Pablo, San Juan de Dios, Clínic y Vall d'Hebron, por la atención precoz de los bebés nacidos de forma prematura que presentan posibles dificultades visuales.

En el año 2012, el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, en aplicación de la LEC, dicta el decreto de creación del Servicio Educativo Centro de Recursos Educativos para Deficientes Visuales (CREDV), con sede en el CRE de la ONCE de Barcelona. Es un Servicio Educativo compartido por las dos Instituciones Generalitat y ONCE.